EL MADE IN MÉXICO: UN ESTILO DE VIDA

El diseño hecho en México se ha caracterizado por ser una mezcla entre lo tradicional y lo moderno, lo artesanal e industrial, y finalmente lo estético y lo funcional.

En esta última década, el diseño mexicano en general ha tenido una influencia muy interesante tanto dentro como fuera del país, especialmente en temas de moda, arquitectura y diseño industrial.

A lo largo de mi trabajo he ido descubriendo productos que son fruto de la colaboración entre artesanos mexicanos y mentes extranjeras. Una mezcla interesante y enfocada al mercado local, lo cual me hace pensar en el gran compromiso que tenemos también como consumidores, ya que esa derrama económica permanece en nuestro país y mejora la calidad de vida de los artesanos.

Hoy México se encuentra en un gran momento, cada vez podemos ver a más gente creando sus propias marcas y preocupados por ofrecer productos con más diseño y calidad ya sea de manera independiente o en colectivos.

Esto nos ha orillado a crear fuertes estrategias de consumo local, ya que surgió un nicho de mercado de quienes buscan productos de diseñadores mexicanos: piezas originales, y producidas en ediciones limitadas.

En este contexto, la tendencia de consumo ya no es masiva o comercial, sino que el interés se ha centrado en ser más selectivos para comprar productos que tengan elementos especiales, más calidad y valores que comuniquen un estilo de vida contemporáneo.

Creo profundamente en que esta tendencia de comprar productos mexicanos no será un tema de moda sino una decisión colectiva por transformar una realidad y apoyar lo bien hecho en México.